LOS CHALACOS Y SU PERIÓDICO …Juntos 133 años

En una fecha como hoy, las tropas chilenas abandonaron nuestro país después de todas las masacres y saqueos, que todos los peruanos con dignidad no podemos olvidar. Empezaron a irse por el Callao, llevándose todo lo que podían a su paso, montados en sus mulas y dejándonos sus guanos. Pero también los chalacos, en medio de los escombros fundaron su periódico con gesto insolente como correspondía. El Callao y todo el Perú se sentía liberado respirando nuevamente sus aires limpios. Pero…nadie sospechó que 133 años después, y sin disparar un solo tiro se apoderaran de los puertos, aeropuertos, líneas de transporte terrestre, aéreo y marítimo y muchos etcéteras. Parece ser que el diario El Callao surgió con  ese propósito de ser una especie de moscardón en las orejas chalacas para que no se olvide al enemigo que sigue comportándose como tal hasta hoy.

El primer editorial de este periódico, así lo grita, ese es su cotidiano e indeleble mensaje y ese es su mérito histórico. Por eso poner nuestras plumas en sus páginas es un honor.

En el Perú hay tres diarios de larga data: El Comercio, La Industria (Trujillo) y El Callao. Periódicos como La Prensa, La Crónica, Última Hora y otros, amén de los diarios lumpen creados con propósitos subalternos salieron de la circulación nacional y local. La Prensa era un gran diario que registró doradas plumas de la intelectualidad como Mariátegui y Valdelomar, pero cálculos capitalistas determinaron su desaparición.

ser28106

El Callao, con todas sus dificultades, con sus activos envejecidos pero con sus ímpetus de chalaco terco, de esos ciudadanos del puerto que comienzan a escasear, tiene, nadie lo duda, para 133 años más así se venga un terremoto de 9.5 como el de hace 270 años. Porque para eso nació, para ser la Bitácora del Callao, de todos sus quehaceres, de todas las agresiones, de todas las amenazas, de todas las fortalezas y también de todas oportunidades que brinda el destino y el trabajo colectivo de los pueblos.

“El buen sentido aconseja echar a un lado las malas costumbres de otros tiempos, y buscar el resarcimiento de nuestras pérdidas, no como busca el jugador el desquite sobre el tapete; sino como el agricultor laborioso que se indemniza de lo que se llevaron los ladrones”. (M. Darío Arrús).

Ese sorprendente periodista que escribió el libro: “El Callao en la época del coloniaje antes y después de la catástrofe de 1746”, publicado en 1904, cuyos originales se encuentran en la Universidad de Harvard,  murió en 1929 a los 74 años. Había nacido en 1855 y, jovencito, a los 28 años de edad, fundó el  diario El Callao un 2 de noviembre de 1883.

3_0El Callao no ha sido el único periódico chalaco. Si bien es cierto que durante los tres siglos de la colonia no se permitió al Callao un medio de comunicación por razones de Estado, no  bien se proclama la independencia aparecen algunos medios pero de evidente sustento y contenido colonialista y de desafiante repulsa a las corrientes independentistas como el “Depositario”, “Triunfo del Callao” y “El Desengaño”, luego de la gesta de Ayacucho y hasta 1825 se les acabó el oxígeno por falta de lectores.

En los siguientes años, hasta hace pocas décadas, salieron a la luz periódicos como “El Playero”, “El Redactor”, “El Chalaco”, “El Liberal”, “La Mañana”, “El Imparcial”, etc., pero terminaban asfixiándose; mientras que El Callao sigue hasta hoy apareciendo cada mañana en las calles del puerto con la misma vitalidad que exhibió en sus orígenes.

En su larga trayectoria se sumaron gigantes plumas a sus páginas como Ricardo Palma, Alejandro Deustua, Flore Galindo, Emilio Siles, etc. Este periódico logró un formato moderno para el siglo diecinueve y contenidos de índole literaria, económica, política e histórica. Sus editoriales marcaban la pauta política de la provincia.

No cumplía todavía su primer aniversario de gestión  periodística cuando fue notificado su director por el gobierno para que sus editoriales sean publicados previa evaluación de la Secretaría del Gobierno; es que la matonería chilena se había metido en la dermis de las autoridades peruanas. Eran los remanentes de la ocupación, el síndrome de los derrotados. La respuesta de “El Callao” en un valiente editorial fue el siguiente:

 “RESTITUYA EL GOBIERNO A LA PRENSA SU ANTIGUA LIBERTAD, SEGURO DE QUE TODOS LOS PERIÓDICOS BIEN INTENCIONADOS, CUIDARÁN DEL ORDEN MÁS EFICAZMENTE QUE LOS GENDARMES, QUE LOS JUECES Y QUE EL FISCAL…”

adol4Estas son las credenciales de este medio de comunicación chalaco con su   respeto y fidelidad a sus lectores. Y, por cuya  decencia, que tiene un alto costo en este país y en esta región, que más bien premia “otras virtudes”, no puede  exhibir brillos auríferos. Pero sí, ejemplares prácticas periodísticas y permanentes expresiones de cariño a todo el Callao; veneración a todo su pasado histórico y esperanzada visión de futuro.

No hay lucha sindical, movilización popular, expresiones políticas partidarias y demandas colectivas de todos los sectores que no se registren en sus páginas. No hay denuncia de trabajadores y usuarios del puerto que no sea noticia en este periódico. No hay demanda de gremios y tripulantes de la Marina Mercante ausente en estas páginas. Y no hay expresiones políticas partidarias que no sean rebotadas por este diario a la opinión pública. Y no hay autoridad chalaca cualquiera sea su origen político y judicializada que esté que se le evite o se le niege expresarse.

Noviembre 2016

 

Subdecano de la prensa nacional
Share
Tweet
+1