Incendio en humedales habría sido provocado por invasores

Invasores de terrenos que se dan por coincidencia los fines de año, habrían provocado el incendio en los humedales de Ventanilla, cuya responsabilidad la tendría la Municipalidad de Ventanilla al no construir el respectivo cerco perimétrico a la fecha.

Un sector de vecinos ha levantado su voz de protesta, porque con frecuencia desconocidos se meten a los terrenos de los humedales, para consumar el tráfico de terreno.

El incendio forestar se produjo en víspera de la Noche Buena, habiéndose reavivado el fuego a las 24 horas después poniendo en riesgo a los pobladores que viven en esos lugares adyacentes.

La intervención de los bomberos voluntarios de ese distrito se dio casi al momento, pero coinciden lo que manifiesta un sector de la población que por falta de un cerco los invasores ingresan  como ” Pedro en su casa”.

Los vecinos afectados por las constantes columnas de humo producto de estos incendios, habría afectado a los vecinos  de un asentamiento humano.

“Los mismos pobladores nos manifestaron que vienen personas de mal vivir a incendiar. En los diferentes focos de fuego hemos podido encontrar, al fondo de los humedales, botellas con mecheros, evidencia de que los incendios han sido provocados”, detalló un “hombre de rojo”.

El fuego nuevamente inquietó a los pobladores de Ventanilla.

Como se sabe los humedales de Ventanilla, es uno de los pocos vestigios naturales de la provincia Constitucional, donde aves de diversas parre del continente migan estos tiempos al Ventanilla.

En 2006, el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernanp) declaró como área de conservación regional (ACR) una porción de 275 hectáreas ambientalmente vulnerables, para que queden bajo el cuidado del Gobierno Regional (GR) del Callao.

Sin embargo, ello no incluyó zonas de amortiguamiento, por lo que alrededor de este ecosistema los asentamientos humanos que ya existían han seguido creciendo y, con ello, acorralando y contaminando los humedales.

Según versiones de los pobladores,  los invasores llegan a los humedales a pescar, pasear a sus mascotas, bañarse en sus aguas, quemar basura, botar desmonte y hasta pastean ganados.

Para proteger esa zona en Ventanilla, se necesita de un plan de gestión al Ministerio del Ambiente, pero la solución definitiva depende del propio Gobierno Central con un presupuesto atendible.

“Si continúan las invasiones, desaparecerían al menos 116 especies de aves, plantaciones de totoras, juncos, gramadales y heliconias”, comentó un pobladores de la zona adyacentes a los Humedales.

Otros vecinos se quejan que se estarían dando facilidades a personas extrañas, con fin de vivencia sabiendo, pero terminan vendiendo lotes de terrenos.

Subdecano de la prensa nacional
Share
Tweet
+1