Mirando El Mundo: ¿Otros Planetas parecido a la Tierra?

Hace muchos siglos que los científicos (primero los astrónomos, y, en el tiempo moderno organismos como la NASA) digamos terrícolas vienen estudiando nuestro planeta, y, su relación con la Luna, los cuerpos celestes, y, el Espacio Aéreo Territorial, teníamos claro para los que nos dedicamos al estudio del Espacio, aeronáutico, medio y superior, que formamos parte de una galaxia y que pertenecíamos, en una minúscula porción al Sistema Solar que tiene como eje al Sol, el más grande y poderoso cuerpo celeste conocido por el hombre en estos cientos de años de estudios de todo tipo, tiempo y lugar.

    Como bien sabemos el sistema solar del que formamos parte activa, permite que todos los cuerpos celestes tengan vida debido al calor que recibimos del sol, también conocido como el “astro rey”; siendo así los que estaban mas cerca del Sol tenían vida y actividades mas productivas. A contrario sensu, los que se alejaban mas iban paulatinamente desapareciendo, pues al enfriarse perdían el calor que daba vida a sus actividades; siendo así, existen teorías hasta hoy no desmentidas, que los fragmentos de cometas, estrellas y demás cuerpos celestes, forman el nocivo “plomo cosmerico” que precisamente se forman como consecuencia de su desintegración debido al “enfriamiento” el mismo que se debe al alejamiento del eje central del sistema: el sol.

    Debido a las diferentes noticias que a nivel mundial se vienen propalando por los diferentes medios de comunicación, de que existen otros planetas parecidos al nuestro dentro del Sistema Trappist-1, quisiéramos completar la explicación de todo lo que concierne a nuestro sistema solar, antes de analizar al detalle la noticia de tan gran descubrimiento.

    Así pues, siguiendo con algunos detalles del sistema solar del cual formamos parte, anotaremos que el Sol es el único cuerpo celeste del sistema que tiene luz propia, la cual es producida por la combustión de hidrógeno y su transformación en Helio por la fusión nuclear. El material residual originó un disco circunestelar frotoplanetario en el que ocurrieron los procesos físicos que llevaron a la formación de los planetas. El sistema Solar se ubica en la nube interestelar local ubicada en el brazo de Orión, de la gran galaxia llamada Vía Láctea.

    A nuestro Sistema Solar podemos clasificarlo, básicamente con fines didácticos, del modo siguiente: El Sol es la gran estrella que contiene el 99.8% de la masa del mismo, su composición es básicamente un 75% de Hidrógeno, un 20% de Helio, y, el resto 5% de Oxigeno, Carbono, hierro y otros elementos menores.

    También forman parte los planetas, entre los que destacan Júpiter y Saturno denominados gigantes gaseosos. Urano y Neptuno a los que suele llamarse gigantes helados. Entre los planetas enanos, que tienen como características tener forma esférica, pero no la suficiente como para expulsar a todos los cuerpos de su alrededor, y, básicamente son Plutón, Ceres, Markemake, Eris y Haumea; finalmente, los Satélites que son cuerpos mayores que orbitan los Planetas como la Luna, Ganímedes y Titán.

    Las informaciones a los que hacíamos referencia, están centrados en reportes de la NASA sobre el hallazgo de un sistema estelar con 7 cuerpos celestes similares al nuestro de los cuales tres podrían albergar algún tipo de vida. El científico Nikole Lewis a nombre de la NASA explicó que el llamado  Sistema Trappist-1, se encuentra a 40 años luz de la tierra, y, podría permitir analizar la atmosfera de estos 7 planetas y buscar gases claves que sirvan de indicadores de una eventual actividad biológica, como el oxigeno y el metano.

    Siempre de acuerdo con la NASA los 7 Planetas que orbitan Trappist-1 (una pequeña estrella ultrafria) tienen un tamaño y una masa similares a los de la Tierra, seis de ellos son probablemente rocosos, pudiendo tener una temperatura en la superficie de entre 0 y 100 grados en el que podría haber agua líquida; además en 3 de ellos están ubicados en la  llamada zona habitable, por lo que son posibles de albergar algún tipo de vida.

    Trappist-1, en realidad una estrella enana, es la que tiene el mayor número de planetas del tamaño de la tierra, y, con el mayor número de mundos, que podrían contar con agua líquida en su superficie. A partir de observaciones telescópicas terrestres, se han recopilado evidencias del tránsito de cuerpos celestes frente a la estrella, lo que llevó al descubrimiento de los 7 planetas que hoy marcan un hito histórico, en la exploración espacial. Lo concreto es que falta mayor observación y estudios, especialmente a través de la sonda espacial New Horizons que podría demorar 1,500 millones de años en completar los estudios.

    Lo que los científicos terrícolas sabemos es que la estrella Trappist-1 tiene una masa que representa menos del 10% de la del sol, por lo que se trata de una estrella enana y que como consecuencia de ello su sistema que conforman 7 Planetas serían también enanos; sin embargo lo que mas nos llama la atención es que Trappist-1 el eje del sistema bajo comentario es además de enano, una estrella de muy poca masa, y, de una temperatura extremadamente fría, siendo así, nos preguntamos ¿Cómo podría albergar algún tipo de vida, si ésta depende fundamentalmente del calor, y, el frío mas bien la elimina?

    Por ahora es la gran pregunta pero habría mas al respecto, que con mayor información podríamos comentarla mas adelante. Si tenemos cientos de años, y, miles de científicos y experimentos que han demostrado que un sistema planetario requiere necesariamente del calor para tener vida, como podemos admitir que exista otro sistema que genera vida y además prácticamente sin masa y además extremadamente frío.

    Mi conclusión terrícola, en base a la información disponible es que un sistema planetario requiere de calor para dar vida  a sus cuerpos celestres, y, el sistema Trappist-1, es exactamente lo contrario, es decir extremadamente frío. Si esto fuera valido, en que quedarían todos nuestros conocimientos técnicos y científicos que, nuestro Sistema Solar se basa precisamente en el calor que nos irradia el eje del sistema, es decir, el Sol.

Subdecano de la prensa nacional
Share
Tweet
+1