Mirando el Perú: Programa estelar “Desde La Punta” y charlas magistrales

En una edición especial del programa estelar del Canal Municipal “La Punta TV”, esta mañana se grabaron 2 entrevistas muy interesantes que serán editadas, para ser pasadas en el programa estelar del domingo en su horario habitual de las 10 am del día domingo. Ante las últimas preocupantes informaciones aparecidas a página completa en el diario decano “El Comercio”, y, en algunos programas de televisión tomamos la decisión de consultar con expertos en la materia para dar una mejor y mas técnica información no solo a la población punteña sino a toda la Región Callao, en general.

     El programa lo dividimos, como siempre, en cuatro bloques. En los dos primeros recibimos la visita del Ing. Wilber Garavito Baca, Decano del Colegio de Ingenieros del Callao, y, dada su condición de militar en actividad, Sub – Director de Post Inversión en DINVE- Ejército del Perú, del Ministerio de Defensa;  quien entre otros aspectos técnicos y científicos, nos explicó el tiempo que demora en concretarse un Tsunami que es el nombre que dan los japoneses al maremoto. Abundó en detalles históricos y remarcó que el maremoto del 21 de Octubre de 1687 que alcanzó el grado de 8.4 en la escala de Richter, ha sido el mas fuerte y devastador que ha soportado el Callao, y, consecuentemente La Punta, tanto asi, que el Virrey de entonces demoró más de 10 años en resarcir parcialmente los daños causados.

     El Ingeniero Garavito expresó sus temores  de que no estamos suficientemente preparados para soportar este grave fenómeno  de la naturaleza, y, afirmó que no habrá el tiempo suficiente para subir a los edificios mas altos de La Punta, la Escuela Naval, y, la Escuela de la Marina Mercante, remarcó que se requiere una gran inversión, que por su magnitud solo puede y debe ser asumida por el Estado, previa preparación de un proyecto técnico, y, alcanzar el grado suficiente de prioridad gubernamental.

     En el tercer y cuarto bloque nos dio una charla técnica-científica el PHD Ing. Miguel Estrada Mendoza Director General del CIMID “Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sismicas y Mitigación de Desastres», el es Ingeniero Civil por la Universidad Nacional de Ingeniería, con Maestría en Ciencias de Ingeniería en la Universidad de Tokio-Japón; y, también Doctor en Ingeniería en la prestigiosa Universidad de Tokio. Nos contó que por una especial coincidencia, estuvo en Tokio durante el último maremoto que azotó Japón y que dejó aproximadamente 18,000 muertos, y, cientos de millones de Dólares en pérdidas en infraestructura; sin embargo; tanto la población como las autoridades y el Estado en general hacían años que estaban preparados para afrontar emergencias como aquellas; y, por lo tanto de no haber sido así, las pérdidas humanas y materiales hubieran alcanzado una magnitud exhorbitante. Aquí el axioma fluye claramente, aún bien preparados para recibirlos, los maremotos dejan secuela terrible en las zonas costeras que sufren tan terrible impacto.

     El Ing. Miguel Estrada Mendoza remarcó la necesidad que la población esté enterada e informada adecuadamente de la realidad, porque si bien es cierto que un peligro de maremoto en La Punta no es inminente, si es posible por una serie de condiciones adversas que se realizan en el fondo del mar aproximadamente a 70 kilómetros, y que, contra todo lo que nos enseñaron desde niños, tanto a punteños como a chalacos en general, nuestra emblemática isla San Lorenzo no es ni el parapento ni el muro salvador que nos salvarían de un maremoto, especialmente, si un terremoto alcanza los 7º en la escala de Richter, y, las olas pasan de 5 metros de altura. Esto que siempre fue aparentemente nuestra tabla salvadora, lo es solo muy parcialmente, de acuerdo a la magnitud del fenómeno, por lo que lamentablemente ha sido básicamente un mito, bastante mas que una realidad.

     Una recreación en 3D de la empresa ArvoConsulting, a pedido de El Comercio, muestra el impacto de un maremoto similar al de 1746 en La Punta. Según el levantamiento topográfico hecho con drones de gran potencia, decenas de casas quedarían bajo el agua. Las simulaciones del Centro Peruano-Japonés de Investigaciones Sísmicas y Desastres (Cismid), entidad de la Universidad Nacional de Ingeniería, indican que un terremoto de 8,5 grados provocaría una inundación de 12 a 15 metros de profundidad con olas de hasta 10 metros de altura.

     La primera ola del tsunami tardaría veinte minutos en llegar a la costa, según la Dirección Nacional de Hidrografía y Navegación (DHN). Sin embargo, los simulacros han comprobado que ese tiempo no alcanza para que los 7.000 vecinos de este distrito del Callao evacúen hasta la cuadra 12 de la Av. Sáenz Peña, donde la inundación no llegaría. Entre esta zona y la plaza principal hay cuatro kilómetros: 11 minutos en auto (sin tráfico) y 50 minutos a pie.

     Aunque seguiremos con el tema tanto en «La Punta TV» como especialmente en este sub decano de la Prensa Nacional, algunas conclusiones muy generales, podrían en principio esbozarse: Los simulacros deben incrementarse y mejorarse técnicamente, especialmente con una mucho mas estricta evaluación; a los representantes de organismo que se reúnen periódicamente para analizar este tema, debería exigírseles que sean “interlocutores válidos” esto es, que sean funcionarios con poder de decisión, o, por lo menos con la capacidad de conseguirla; la ciudadanía en general tiene que participar mas activa y conscientemente en un simulacro, porque éste no es un simple ejercicio, un acto vecinal, o, un acontecimiento burocrático, cada persona adulta, e, incluso joven, debe tener la convicción que está practicando como salvar su propia vida y ayudar a los demás; y, en fin las autoridades deben participar activamente en los simulacros para lograr la publicidad, notoriedad e importancia que el acontecimiento tiene.

     En el Perú tienen que suceder las desgracias para que recién se tomen las medidas que provisoriamente debieron tomarse como parte de la necesaria y moderna planificación. El mejor ejemplo que nos dejó el devastador “Niño Costero” es que la estructura jurídica, administrativa y material del Estado, no está preparado para ningún tipo de emergencia .

 

Subdecano de la prensa nacional
Share
Tweet
+1