Mujer captaba menores para luego prostituirlas

La Fiscalía Especializada en Delitos de Trata de Personas del Callao, logró que se dicte doce (12) meses de prisión preventiva contra una mujer que estaría presuntamente involucrada en la comisión del delito de Trata de Personas en sus formas agravadas.

Dicha imputada sobre quien recae esta medida de coerción personal, es Angélica Jackeline Ríos Benítez (18), quien es procesada por el presunto delito de Trata de Personas en sus formas agravadas, conforme a lo preceptuado en los incisos 3, 4 y 6 – primer párrafo del artículo 153 – A del Código Penal, con fines de explotación sexual.

De acuerdo a la investigación dispuesta por el Ministerio Público, dicha fémina habría presumiblemente captado, transportado y trasladado a las adolescentes ahora identificadas con CLAVE 8-2017-A, CLAVE-2017-B y CLAVE 8-2017-C, aprovechándose de la minoría de edad  y la situación de vulnerabilidad de las mismas, con la finalidad de que sean violentadas sexualmente, recibiendo fuertes sumas de dinero.

La medida preventiva fue dictada por el Sexto Juzgado de Investigación Preparatoria del Callao, luego de que la Representante del Ministerio Público oralizara dicho pedido y tras haber escuchado lo argumentado por la defensa de la imputada en mención.

CONCEPTO

La Trata de personas es considerada como la esclavitud moderna, e  implica la compra y venta de personas, donde la víctima está sometida a la autoridad de otro sujeto.

Lo habitual es que la trata se realice con fines de explotación, obligando a trabajar a la persona en la prostitución u otras tareas análogas a la esclavitud.

Las estadísticas indican que la trata de personas es la tercera actividad ilegal más lucrativa, por detrás del narcotráfico y del tráfico de armas. La Organización de las Naciones Unidas (ONU), afirma que cerca de dos millones y medio de individuos son víctimas de este flagelo en todo el mundo. Aunque la finalidad más habitual de la trata de personas es la explotación laboral  o sexual, también se registraron casos de víctimas sometidas a la servidumbre, a la explotación para la mendicidad  (en el caso de ni los niños) al tráfico de órganos o hasta a la guerra.

 La trata de personas se diferencia de otros tipos de tráfico ilegal de seres humanos por la ausencia de consentimiento. Los migrantes ilegales, por ejemplo, aceptan ser trasladados en condiciones humillantes o de riesgo.

DELITOS

Podemos decir que la trata  de personas consiste en la esclavitud del Siglo XXI  y es uno de los delitos más comunes  y que  mueve mayor cantidad de dinero en todo el mundo, después del tráfico de droga y de armas.

Cada vez que se comete este delito, se violan todos los derechos humanos en una misma persona, corrompiendo no solo a su libertad, sino también a su integran física y emocional.

Las víctimas de este crimen suelen ser personas vulnerables, sobre todo mujeres, niños y hombres en condiciones físicas o económicas delicadas, acostumbrados a la discriminación y  que no oponen una gran resistencia.

Este negocio consiste en enganchar, reclutar y secuestrar a través de engaño a cientos de víctimas que, una vez dentro del sistema de ilegalidad, no tienen alternativa ni escapatoria.

Una pregunta que suele surgir al pensar en este delito ¿Porqué continúan existiendo este tipo de delitos hoy en dia, en que vivimos rodeados de información y somos conscientes de estas ilegalidades?. Quizás la respuesta resida en el que el ser humano se ha acostumbrado demasiado a ser  el rey del mundo y cree que puede hacer y deshacer a su antojo y a que son pocos los que oponen verdadera resistencia al sistema.

Cabe mencionar que no existe una gran diferencia entre la trata de personas y la de animales. Este último sistema, institucionalizado y defendido de diversas formas (incluso a través de publicidad masiva), es un negocio que consiste criar a otros seres vivos para matarlos o extraer  de ellos un provecho económico o alimentario.

Subdecano de la prensa nacional
Share
Tweet
+1