Estudios primarios y constancias falsas en partido naranja

En la elección de sus candidatos al Congreso, partidos como Fuerza Popular priorizan la capacidad de atraer votos y los aportes económicos, en lugar de la honestidad, advirtió el analista político Carlos Monge.

La congresista Yesenia Ponce no es la única parlamentaria fujimorista acusada de mentir en su hoja de vida. Tampoco es la única que lo niega todo, pese a las evidencias. Al menos otros seis congresistas naranjas se encuentran en situaciones similares. Una de ellas, la legisladora Betty Ananculí, es acusada por la Fiscalía del presunto delito contra la administración pública.

Ananculí aseguró ante los organismos electorales y ante la Fiscalía que estudió la carrera de Administración de Negocios Internacionales en el Instituto Tecnológico Alas Peruanas, en Ica, entre el 2011 y el 2013, pero la Fiscalía encontró pruebas que demuestran que esa información es falsa

Los profesores que aparecen en las actas de estudio aseguran que no la conocen. Además, un peritaje grafotécnico confirmó que sus firmas fueron falsificadas en las actas de estudio.

Y uno de los supuestos compañeros de aula de la parlamentaria en el 2011, identificado como Jason Caballero Euribe, resultó ser un menor de 14 años de edad en ese entonces.

Caballero cursaba cuarto de secundaria cuando supuestamente empezó a estudiar una carrera técnica superior con la congresista fujimorista.

Pese a las pruebas en su contra, la congresista logró paralizar el caso apelando a su inmunidad parlamentaria. mientras tanto el Poder Judicial ha declarado la nulidad de todo lo actuado, la Fiscalía por su parte planea presentar un recurso de apelación.

Congresista Mamani

Hoy la inmunidad parlamentaria se usa como escudo para protegerse de procesos y sentencias por delitos cometidos antes de llegar al Congreso, advirtió el analista político Carlos Monge. Ese sería el caso de la congresista Ananculí.

“Se presentan con una hoja de vida con información falsa, la entregan a las autoridades electorales, engañan a la opinión pública y cuando ganan, inmediatamente están protegidos por la inmunidad parlamentaria”, explicó.

El analista consideró que las normas se deberían modificar para que cualquier congresista que presentó información falsa en su hoja de vida sea expulsado del Parlamento.

“Eso haría que las dirigencias partidarias miren con más cuidado a quién invitan a participar en las elecciones”, dijo.

A los casos de Ponce y Ananculí se suma el del congresista fujimorista Moisés Mamani, quien mintió sobre sus estudios primarios y secundarios, también el caso de la congresista Esther Saavedra, quién de acuerdo al JNE tiene incongruencias en los datos sobre sus estudios de primaria.

Todos ellos han sido blindados en el Congreso gracias a que su bancada, Fuerza Popular, tiene mayoría en la Comisión de Ética.

El problema radica en que Fuerza Popular privilegió el dinero y la capacidad de atraer votos en la campaña electoral, antes que la honestidad de sus candidatos al Congreso, explicó Monge.

“Ponen por delante el afán de ganar y el interés por (contar con) alguien que disponga de recursos para financiar las campañas”, dijo.

Precisamente, el legislador Moisés Mamani, a quien en Puno conocen como el padrino de Fuerza Popular, financió parte de la campaña fujimorista en el sur del país.

Congresista Ananculi

El analista político David Sulmont aseguró que la mala elección de candidatos al Congreso por parte de la dirigencia de Fuerza Popular y otros partidos responde a un tema de fondo: la debilidad de los partidos políticos.

“No hay un proceso de selección en base a un reconocimiento de comités locales y militancia, porque esa militancia no existe. Como no tienen bases propias, los dirigentes de estos partidos buscan personajes que son conocidos en sus regiones”, explicó.

“Acá existen organizaciones dirigidas por caudillos que también deciden a quién incorporan en función de los recursos que pueden aportar a la campaña”, dijo.

Esa descripción calza con el proceso de selección de Fuerza Popular, según comentó la legisladora Maritza García, a quien la Universidad Nacional de Piura le retiró el título de abogada y los grados de bachiller y magíster tras descubrir que los certificados de estudios escolares que presentó son falsos.

“Me invitó a postular la coordinadora regional de Fuerza Popular en Piura. Acá (en Lima) me evaluaron. Me citaron para preguntarme por mi bolsón electoral. Me preguntaron si era conocida, dónde creía que podría obtener votos. Dije en qué pueblos la gente votaría por mí. Yo no era del partido”, contó.

La parlamentaria, ahora en el grupo de Kenji Fujimori, recordó que pasó tres entrevistas antes de ser elegida candidata al Congreso por Fuerza Popular.

Una de esas entrevistas la realizó Pier Figari –recordó García– en un local partidario en la capital.

Figari coordina directamente con la líder del partido naranja, Keiko Fujimori, que aprobó también la candidatura de otros congresistas cuestionados como Elard Melgar y Esther Saavedra. ❧

– La Comisión de Ética Parlamentaria archivó la denuncia contra la congresista Betty Ananculí por sus presuntos estudios falsos.

– La ciudadana que denunció a la parlamentaria Ananculí, Nélida Tasaico de Castillo, aseguró que la citada comisión nunca la llamó para declarar..

Otros diez congresistas de la bancada naranja estarían en idéntica situación

Subdecano de la prensa nacional
Share3
Tweet
+1