¡El Adiós de Gareca! Nos deja equipo competitivo y de gran futuro

Es una gran pena pero todo ciclo tiene su fin, aunque en este caso concreto necesitábamos a Ricardo por 4 años mas para que nos vuelva a llevar a otro Mundial.

    En realidad y desde el punto estrictamente legal, el contrato que lo unía a la Federación Peruana de Fútbol, terminó al mismo tiempo que concluyeron las eliminatorias; sin embargo, como pasamos al repechaje y luego al Mundial, el contrato se prolongó hasta el fin de la participación peruana en la mayor justa futbolera del mundo.

    Con el peculiar estilo que lo caracteriza y su forma educada y evasiva, ya había dado mas de una muestra que buscaba ampliar sus horizontes, y, si antes no fue muy claro, era porque quería ver como terminaba la actuación del Perú en la primera fase del mundial; al ser esta satisfactoria y elogiada por todo el mundo futbolero en América del Sur, en su última conferencia de prensa el larguirucho y amable entrenador, siempre con su estilo reservado y diplomático ya nos trajo a todos  los peruanos de retorno a la realidad.

    En la ya citada conferencia Gareca fue prudente, medido, protocolar pero siempre educado; sin embargo cuando explicó su actual situación jurídica, fue claro, por lo menos para los que creemos conocerlo “Soy un entrenador libre”. En realidad es cierto, pero dicho por él, justo cuando la Federación y sus voceros le habían pedido públicamente que se quede, suena a una elegante pero clara respuesta.

    El fútbol a nivel profesional se mueve en el gran mundo de los negocios, donde los jugadores y técnicos son observados por los empresarios, dirigentes de clubes poderosos y representantes de las diferentes Federaciones de Fútbol a nivel mundial; y, por supuesto la brillante y triunfante carrera de Ricardo Gareca había sido analizada y observada al milímetro; y, esta situación privilegiada se vió favorecida por la buena actuación del Perú en su difícil serie, donde mereció ganarle a Dinamarca, empatarle a Francia, y, concretar un cómodo triunfo ante Australia, mereciendo ampliamente pasar al siguiente grupo.

    Como es bien sabido, el largo y positivo ciclo de José Néstor Pekerman al frente de Colombia, se sabía que concluiría sea cual fuere el resultado mundialista, y, al ser este solo regular, parece inminente que el magro y canoso entrenador termine su ciclo como entrenador del buen equipo cafetero. Al respecto, no olvidemos que en su época de jugador Gareca fue uno de los mas grandes ídolos extranjeros y muy querido en el gran ámbito futbolístico. Tal como era de esperarse los críticos y los dirigentes federativos ya le han puesto el ojo para que continúe el triunfante ciclo de su amigo Pekerman.

    De otro lado, la larga crisis que padece el futbol argentino, tanto en lo dirigencial como en lo deportivo, que se acrecienta en los recientes fracasos en las Copas Sudamericanas y concretamente en este pésimo mundial donde fueron prematuramente eliminadas, han puesto al entrenador Jorge Sampaoli “contra las cuerdas” y sino fuera por el pago de 20 millones de Dólares para su disolución, ya se hubiera puesto fin de manera unilateral al contrato, y, se hubieran puesto  en contacto con las principales opciones: Simeone, Pochettino y por supuesto Ricardo Gareca que tiene muchos partidarios en el ambiente futbolero. En este doble contexto favorable, el que Gareca haya empleado estratégicamente el término “Técnico Libre” permite inferir sin mucho esfuerzo ni suspicacia que nuestro querido Gareca, se ha puesto marquetera y justamente en la vitrina de disponible.

    Si por alguna razón Ricardo no fuera a un seleccionado que parecería ser su inclinación, algunos de los mas grandes clubes del mundo (incluyendo a los europeos) estarían muy contentos de contar con sus valiosos servicios.

    Resumiría la labor de nuestro ahora ya ex – entrenador que “Con muy poco ha hecho mucho”. En efecto, cuando Gareca llegó no había más de 3 ó 4 jugadores de cierto nivel mundial, habían unos 5 ó 6 proyectos de jugadores competitivos, y, el resto eran componentes de equipos locales, que tienen un campeonato solo regular, y, que son eliminados fácilmente de las Copas Sudamericanas y Conmebol. Con ese puñado heterogéneo y sin mayor roce internacional y luego de 3 años de intensa labor, que incluyó deshacerse de los intocables (Pizarro, Zambrano y Vargas), Gareca armó un verdadero equipo: disciplinado, competitivo, solidario y que tenía bien claro sus limitaciones y sus objetivos, que terminaron poniéndonos en un mundial luego de 36 largos años de frustraciones.

    Todos nos quedamos siendo realistas, con una inmensa pena por la dolorosa partida de Ricardo Gareca, pero nos ilusionamos con la excelente base de jugadores competitivos y disciplinados que nos ha dejado, que ojalá sea adecuadamente aprovechada por nuestros dirigentes.

    ¡Ricardo muchas gracias por tus excelentes servicios, y, que los éxitos te sigan acompañando!

Subdecano de la prensa nacional
Share
Tweet
+1