“En Fiestas Patrias debemos enorgullecernos del peruano que progresa pese a la adversidad”

Más allá de los aspectos materiales y culturales que nos enorgullecen como peruanos hay un elemento que no ha variado sino que más bien se ha fortalecido con el tiempo, pero que no es muy valorado: el espíritu del peruano de a pie, que, pese a la adversidad, trabaja y progresa, afirmó el experto en estudios de mercado Rolando Arellano, director de Arellano Marketing.

“Creo que es un aspecto que no estamos considerando. A pesar de las instituciones deficientes que tenemos, de los malos o pésimos gobiernos que hemos tenido en los últimos 30 años o más, hay un crecimiento del bienestar de las familias que es producto del propio esfuerzo de la gente, cuando vemos el caso de la nueva clase media y lo que fueron antes los conos o barriadas”, comentó a la Agencia Andina.

Sostuvo que muchos peruanos se han asumido a sí mismos y han empezado a trabajar no solo sin ayuda del Estado, sino muchas veces con el Estado en contra.

“Ellos han construido sus propias empresas, le han dado educación a sus hijos y ahora, por su propio esfuerzo, son completamente distintos de aquellas personas que años atrás eran llamados marginales. Ese esfuerzo es el que nos debe hacer sentir orgullosos, y sin embargo no lo reconocemos”, señaló.

Anotó que estas personas, a la que generalmente se le ha incluido en el concepto de informalidad, ha crecido y construido sus propias estructuras, a pesar de la falta de ayuda. “Definitivamente, el Perú no es para nada lo que fue hace 30 años”, aseveró.

Dijo que ahora es común encontrar jóvenes de 18 años que viven en Comas o en San Juan de Miraflores, cuyos abuelos vivían en los arenales, en esteras; sus padres eran taxistas, y ahora ellos estudian para ser ingenieros.

“Deberíamos estar orgullosos de esas historias, pero no le damos el valor que tienen; aunque ese esfuerzo propio de muchos peruanos nos haya permitido soportar instituciones tan malas que existen paralelamente. De hecho, el reto siguiente es construir nuevas instituciones”, anotó.

Pero no hay duda –dijo– de que también nuestro pasado inca, en su momento el imperio más grande del mundo, es un motivo muy grande de orgullo, pues nuestra cultura y sus raíces profundas fueron tremendamente fuertes y avanzadas.

Lamentablemente, agregó: “La hemos menospreciado un poco pensando que lo europeo era lo mejor. “Mucho se nos ha hablado del Virreinato, pero no de la época Precolombina cuando fuimos realmente importantes”.

“Si recobramos ese orgullo podríamos tener la fuerza que necesitamos para armar nuestras instituciones”, sostuvo finalmente.

Subdecano de la prensa nacional
Share5
Tweet
+1