Primera Dama de Japón quedó encantada de Zona Monumental del Callao

Una visita para el recuerdo. Vecinos de las calles emblemáticas de la Zona Monumental de nuestra Provincia Constitucional, jamás en su vida pensaron que un personaje del Gobierno japonés se diera un tiempo para recorrer el Callao Antiguo.

Mientras se desarrollaba la Cumbre de Líderes del Foro de Cooperación Económica de la XXIV Asia – Pacífico (APEC), en nuestra vecina Ciudad Capital Lima, los populosos  barrios chalacos de la Zona Monumental del Callao, se dieron el lujo de recibir la grata visita de la Primera Dama de Japón, Akie Abe.

Como se sabe en las calles y jirones del Callao antiguo, todavía con adoquines de concreto, se ubican algunos sectores populosos como Castilla, que durante años ha sido golpeado por la violencia, pobreza y la ausencia de una gestión social.

Mientras la honorable visitante recorría por las calles empedradas un niño de apenas 6 años de edad, Dylan Montero, teje sin querer un vínculo especial con Akie Abe, dice una amplia nota periodística del diario El Comercio.

Los asistentes a la emblemática Plaza Matriz son testigos de este hecho. Akie Abe se acerca a saludarlo pero Dylan, para sorpresa de todos y de la propia Akie, se niega a darle la mano. No una, sino dos y tres veces. Atónitos, los presentes le preguntan a Dylan cuál es el motivo de su negativa: “Tengo las manos sucias”.

La confesión de Dylan  hace que Akie Abe suelte una sonrisa y se encariñe con él, que acompaña a la Primera Dama durante su recorrido por Fugaz Arte de Convivir, Los promotores de esta iniciativa le cuentan cómo, en sinergia con artistas, emprendedores, empresarios, psicólogos, deportistas y pobladores, han transformado en diez meses la zona.

 En una de las galerías de Casa Fugaz presentan a varios de sus protagonistas, quienes le narran pasajes de sus vidas a Akie Abe.

Como Cristina Flores, una mujer que ha vivido en un entorno de violencia, que tuvo más de diez hijos, que ha perdido familiares por la delincuencia. Hoy, ella es figura clave junto a algunos de sus hijos de Fugaz  Arte de Convivir.

Justamente Akie Abe recibe una caja con los retratos de las personas de la comunidad hecha por el artista Yigal Ozeri. La Primera Dama de Japón empieza a ver las obras, hasta que da con el rostro de Cristina en el lienzo y ambas ríen con una complicidad natural. 

“Es delicada”, “Es amable”, “Es sencilla”, dicen o piensan todos los presentes, quienes la ven caminar tranquila y feliz por el Pasaje Gálvez y La Casa Fugaz en el Pasaje Ronald. Akie Abe comprende, en cada paso que da, que la integración de este barrio chalaco se gesta a través del arte, la gastronomía, la historia y la cultura local.

El tiempo que tiene la Primera Dama se acorta, pero logra apreciar velozmente que está rodeada de tiendas de arte y diseño, de restaurantes y galerías. Talleres gratuitos, workshops con artistas, tours guiados, conciertos son palabras que escucha tan sonriente como sorprendida. No es gratuito, sin embargo, que Callao Monumental hoy figure en el mapa de destinos turísticos de medios europeos como The Guardian de Inglaterra.

Akie Abe escucha atenta y conversa con todos los que puede de forma abierta. Luce contenta por la iniciativa, por los cambios que le narran. Y antes de despedirse (sabe que su esposo Shinzo Abe, el Primer Ministro de Japón, debe estar por concluir su participación en el APEC) Akie se hace una última foto con todos los integrantes de Fugaz  Arte de Convivir. Verlos reunidos, hace que uno sienta un verdadero intercambio Asia-Pacífico. 

“Deseo que la iniciativa siga creciendo y se replique”,  dice Akie. También comenta otras cosas, como que quisiera que este caso sea un modelo de referencia para cambiar muchos barrios similares alrededor del mundo. Dice todo eso y se despide mirando a Dylan, a Cristina y a todos los que están reunidos hoy. Sabe que, además de los retratos que se lleva de este grupo de chalacos, una parte más profunda de ellos se va con ella.

Subdecano de la prensa nacional
Share
Tweet