El Boys está acostumbrado a luchar contra todo

No es ninguna novedad que en el fútbol peruano en general, y, muy en especial  en la alicaída Copa Perú, y, en la siempre discutible 2º División, los equipos le tienen mas temor a las mafias, que a sus propios rivales en la cancha. Esto no es suposición hace muchos años es un secreto a voces, entre otros calificativos: que se “echan” los jugadores; que los árbitros mayoritariamente ineficientes “arreglan” partidos; que las dirigencias programan según conveniencias, simpatías o billetitos que tienen la cara de Grau, o, de Jorge Washington (con el debido respeto a estos grandes personajes de la historia). Se hacen programaciones raras, y, para rematar eligen Comisiones de Justicia al gusto de los embarados y/o poderosos. Un buen ejemplo de todo esto que hace muchísimos años es “Vox Populi”, es lo que le acaba de pasar a nuestra querida misilera.

               Contando con un plantel carísimo, pero con un pésimo encargado del equipo (Ferrari); y, una malísima dirección técnica el equipo de la Universidad “César Vallejo”, en realidad un equipo del patriarca cajamarquino César Acuña, plagiador y frustrado candidato a la Presidencia de la República, manejado desastro-samente por sus hijos e hijas, descen-dió de categoría el año pasado, contra todos los pronósticos deportivos; fue entonces que el pequeño e iletrado candidato frustrado, se propuso contra “viento y marea” volver el próximo año a las Ligas Mayores. La 2º División que estaba recuperándose levemente de su enorme desprestigio, recibió en su campeonato a un equipo rico, con el carísimo plantel de primera, pero bastante incomodo por los antecedentes de su fundador y propietario. Mientras tanto, y para hacer frente a tan complicado y pudiente rival, el altivo y querido Sport Boys Ass, cambió al inoperante e incapaz Administrador Temporal (de acuerdo a la Ley Concursal) con el respaldo de Indecopi.

               Así dentro de estas circunstancias adversas y como un enorme reto, se eligió como nuevo Administrador a Johan Vásquez, que fue un mediocre jugador que pasó de equipo en equipo, con muchísima mas pena que gloria; sin embargo, para sorpresa  de todos Vás-quez resultó un excelente administrador y se rodeó de un equipo de asesores jóvenes, marqueteros y muy activos.

               Fue así que el casi exámine Sport Boys, recibió un poster soplo de vida, cambió de sede (pasó a San Miguel), contrató un grupo de jugadores muy buenos pero ya casi en el retiro, y, contrató un cotizado entrenador de equipos sudamericanos. Así Jorge Viera encontró un equipo muy veterano pero con algunos jóvenes, amalgamó un equipo competitivo, ganador aunque en realidad, nunca llegó a jugar bien fútbol, en el estricto sentido del concepto.

               Fue así que respaldado en su jugador Nº 12, las ¡Nada Menos! que las 5 barras rosadas, oficialmente reconocidas, se armaron dos equipos: uno de fútbol dirigido y preparado por el profesor Mario Viera, y, otro de administración y marqueting encabezado eficientemente por el administrador Johan Vásquez. Todo caminó de maravillas hasta de local. Fue aquí que inició la repuntada del Vallejo, y, se hicieron mas evidentes las cosas raras que siempre habían estado presente en el reñido campeonato; y, para ser mas claro y contundente, se hizo mas evidente que comenzó a “correr plata como cancha”. Las denuncias para desgracia del Boys y de la moral, terminaron en la Comisión de Justicia de la 2º División, que demoró la investigación, y, esperó dar a conocer su fallo el mismo domingo en el que se definió todo. El equipo cajamarquino del Hualgayoc dirigido por el ex jugador aliancista José “Pepe” Soto, demostrando que todavía queda dignidad en nuestro fútbol, aprovechó su condición de local y derrotó angustiosamente al “César Vallejo”; sin embargo, un árbitro venal cuyo nombre no queremos acordarnos, cobró un penal justo faltando 5 minutos para el final del partido (esto es una prueba mas de lo corrompido del fútbol de 2º). Por suerte o casualidad, el veterano Andy Pando no convirtió el penal, y, así Boys y Vallejo, terminaron empatados el campeonato.

               Dicen que mas vale tarde que nunca, el mismo domingo definitivo la Comisión de Justicia de la ahora vapuleada 2º División, que en términos populares es un “mamarracho”, y, en términos legales “un legicidio”. La Resolución Nº 171-2017, en sus consideraciones de sus doce páginas, concluye suspendiendo por 5 años al jugador que denunció el intento de sobornos y a los posibles sobornados, deja sin efecto el justificado reclamo del Boys, y, libera de toda responsabilidad al Vallejo, sindicado casi por todos, como el autor intelectual del ilícito; y, para coronar con broche de oro, toda esta asociación ilitica, programan el partido definitivo, en el lejano y muy alto (casi 5 mil metros), Cuzco donde los jugadores mas jóvenes del Vallejo, parten con evidente ventaja ¿Parece una pesadilla, pero es una realidad?

Subdecano de la prensa nacional
Share31
Tweet