André Carrillo la magia moderna del “buen pie”

Los que tuvimos la suerte de ver al “diamante” Julio César Uribe, ahora convertido en un locuaz y filosófico entrenador; y, al llamado “poeta de la zurda” el rimense César Cueto, gozamos de una de las principales virtudes de un auténtico futbolista peruano, que tenía características y virtudes propias: magro de físico, alérgico al choque y al recupero del balón, pero habilísimo, quimboso, vivo, rápido, escurridizo, gambeteador, y, aunque no muy goleador, era muy hábil para habilitar al centro delantero, o, fabricar paredes con sus también hábiles compañeros.

               Desde luego los tiempos han cambiado, y, en el fútbol de manera radical, y, digamos en todas las direcciones, convirtiéndolo después de las drogas, en el negocio mejor rentado del planeta, tanto que a decir de muchos especialistas en negocios y estadísticas, después de los riquísimos bancos del Vaticano, la FIFA es la empresa mas rentable del mundo. En el competitivo mundo de hoy, hay muchos atletas, con grandes físicos que se comen la cancha de ida y vuelta. También expertos en desmarcarse y, con velocidad mas habilidad sacarse a sus adversarios y con disparos fortísimos llenarse de elogios, de goles y de ingentes cantidades de dinero. Solo a guisa de ejemplo tenemos a verdaderos monstruos con estas grandes cualidades como son por ejemplo: Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, Vardy en Inglaterra, Benzema en Argentina, De Gruyere y Lukaku en Bélgica, el polaco Lewandoski en el Bayern Alemán.

               Los hábiles, aquellos que destacan igual que los anteriores son prácticamente una especie en extinción, y, el emblema y admiración máxima es Lionel Messi el pequeño pero fuerte rosarino que es un auténtico ultradotado, pero que no solo es habilidad, sino que posee un físico privilegiado, fuerte y muy bien trabajado, como él ninguno en eficiencia, con esa habilidad innata de potrero, o, de callejón. Entre los pocos podemos citar a: Couthino, Muller, Raquitik, James Rodríguez, y, nuestro jugador mas hábil y técnico, nos referimos al gran André Carillo.

               Andre Carrillo nació futbolísticamente en Alianza y llegó a destacar en su primer equipo, pero en realidad es una especie de fusión porque se fue muy joven a Europa y ahí aprendió a chocar, a defender, recuperar balones en su propia cancha, y, todo esto sin perder su innata y muy peruana picardía. Aunque en principio toda comparación es “odiosa” tenemos que partir de algunos referentes. Comenzaremos por Uribe sin duda uno de los mejores media puntas de la historia peruana. Al respecto André tiene mucho del ídolo rimense, sobretodo su elegancia, fineza y esa sutil habilidad para moverse, pero es muy superior en físico, espíritu de sacrificio y apoyo a su defensa. En lo referente al gol  Julio César le llevaba un buen trecho.

               El otro referente es César Cueto, y frente a él, André no tiene ni su habilidad ni la extraordinaria capacidad para encontrar “huecos”, ni hacer paredes tan matemáticas; es bien difícil en el fútbol peruano encontrar un tipo más hábil e inteligente que ” el poeta” de la zurda; sin embargo no estamos tan seguros como le iría en estos tiempos donde prima el físico, la resistencia y la capacidad para defender en bloque. Si hay algo que César no hacía era marcar, defender o recuperar balones.

               En este excelente equipo que armó con paciencia y pragmatismo el aún no tan famoso Ricardo Gareca, una de las piezas claves es sin ninguna duda André Carrillo, al que Europa le ha enseñado a recuperar balones, marcar, defender, sacrificio, y, lo ha dotado de una excelente “forma física” incluyendo tener mas cuerpo y capacidad de choque. La mixtura callejón-europa no lo ha hecho perder a André, ninguna de sus innatas y grandes cualidades. Es un fino corcel, parece un “caballo de paso” por su elegancia y prestancia, además choca, marca, defiende, recupera y es solidario. Este será  su mundial sin duda, luego del cual dará el gran salto a la fama y a la fortuna, cosas que inexplicablemente hasta ahora se le han negado. ¡Andre Carrillo representa el potrero victoriano y al vigor europeo que con sacrificio ha adquirido!

Subdecano de la prensa nacional
Share13
Tweet