El Director opina: Coyuntura política y los 19 Ministro

Aunque pocas veces, por su dinámica y permanente trascendencia, la política también puede permitirnos filosofar. Hasta hace muy pocos días, Martin Vizcarra Cornejo era un Embajador Político, virtualmente exilado, en apariencia por desentonar, con los designios cada vez mas pro-empresariales y anti-populares del anciano Pedro P.  Kuczynski y su solícita y apristoide segunda vice-presidente la economista Mercedes Araoz Fernández. Allá en la lejana y fría Otawa Vizcarra Cornejo, en realidad primer vice-presidente de la República asumía calladamente y con hidalguía un evidente y público castigo político, cuyas causas seguramente se sabrán dentro de algún tiempo. Pese a su prudencia y resignación Vizcarra Cornejo, sabía al detalle el desmadre político que se vivía en nuestro Perú; y, uno de sus mas directos y confiables informantes era César Villanueva, su antiguo amigo de la mejor etapa de la descentralización, y, por azahares del destino, ahora miembro de la variopinta bancada de APP, reducto del pequeño y vapuleado César Acuña Peralta.

         Es válido afirmar que Villanueva no pensaba ser premier, y, mucho menos los finalmente 19 elegidos ministros, pensaban que en tan pocos días podían exhibir orgullosos y contentos su fajín ministerial, y, pasar de un “porrazo” del mas absoluto anonimato, a ser figuras centrales de la política local, y, ocupar las primeras planas de todos los medios de comunicación social. Como se ha podido saber, hasta horas antes de la juramentación los cambios iban y venían, como si fuera un apasionante juego basquetbolístico de la famosísima “NBA” norteamericana. En resumen la situación era de emergencia, y, como lógica consecuencia, los ministros también lo eran.

         Si bien es cierto que el flamante Presidente Constitucional tuvo alrededor de 10 días para configurar su gabinete, el tiempo se le pasó volando, entre presiones, pedidos, urgencias, y, los inevitables rumores de quienes serían los 19 suertudos de la grave emergencia. Se comenta que, aunque pocos, hubieron valiosas figuras políticas que rechazaron el gentil ofrecimiento, otros pusieron condiciones, y, la mayoría aceptó con gusto y entusiasmo lucir el siempre apetecible fajín de ministro de Estado (aunque políticamente es el cargo que tiene la menor seguridad laboral).

         En estos febriles días del pre-gabinete, el 1er. Vicepresidente convertido por las garrafales fallas del titular, en el nuevo Presidente, tuvo que atender muchos reclamos y soportar innumerables presiones no solo de personas e instituciones, sino del gravísimo problema que la atípica situación obligaba. Tenía la necesidad de balancear entre lo que se conoce como derecha, centro e izquierda (en el Perú es mas real decir las izquierdas, por sus crónicas divisiones) todo esto sin dejar de evaluar el pedido popular y callejro de alrededor del 60% de la gente que pedía, con mas furia que realismo: “que se vayan todos”.

         Luego de tantos devaneos, finamente llegó el día y la hora que los 19 se pusieron el fajín y juraron         «Que el pueblo os lo demanden”. Puede decirse que es un gabinete heterogéneo pero balanceado, donde con razón Vizcarra Cornejo puso gente de su entorno moqueguano como Edmer Trujillo en el estratégico MTC; y, técnicos de cierto renombre internacional como David Tuesta en el vital Ministerio de Economía-Finanzas, un simpático diplomático de carrera como Néstor Popolizio Bardales; y, alguien muy controvertido políticamente como el Dr. Salvador Heresi Chicoma muy vinculado a Chimpum Callao exitoso ex – alcalde de San Miguel, pero íntimamente ligado a Alex Kouri Bumachar, actualmente preso y con el que por muchos años, fue su Secretario General en al Municipalidad Provincial del Callao; sin embargo no hay que olvidar que Heresi además de congresista es el fundador de Peruanos Por el Kambio, partido que llevó al poder a Kuczynski y por ende al propio Martín Vizcarra.

         Dadas las especiales y dramáticas circunstancias, puede decirse que el flamante gabinete es aceptable en términos políticos-económico. Evidentemente no tiene lumbreras ni personajes de peso, ni siquiera son conocidos (la gran mayoría) pero eso además de la incógnita, tiene su parte buena, porque todos ya están hartos de personajes, gastados y oportunistas. De manera capáz extrema pero real, la gente exige un cambio, y, romper con el pasado, todo lo cual (de alguna manera lo tiene este gabinete).

         Los voceros de los grupos parlamentarios, especialmente Fuerza Popular ya han adelantado que les darán a Villanueva y sus 19 el correspondiente “Voto de Confianza”, lo cual en las actuales circunstancias es un logro, y, un necesario respiro ante tanto enfrentamiento, odios y rivalidades.

         Esperamos que Martín Vizcarra como eje central, Villanueva como el gran articulador, y, los 19 Ministros como los correctos ejecutores, lo hagan bien en beneficio del país; y, nos vayan haciendo olvidar la pesadilla de haber sido gobernador por un gringo (que nunca renunció a su nacionalidad) que nunca aprendió a distinguir entre funcionario público y lobista privado; y que finalmente, ya no tendremos que soportarlo como Presidente, como en estos 18 meses en los que pasó con “muchísima pena y ninguna gloria”.

Subdecano de la prensa nacional
Share
Tweet