Congregación Franciscana deja Templo Faro

Después de sesenta años en la comunidad chalaca congregación religiosa de Hermanos  Franciscanos que tenían a su cargo  la Parroquia Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción “Templo Faro” de la Av. 2 de Mayo, devolverán a la Diócesis del Callao dicha parroquia.

Según información del Diario EL CALLAO, en las próximas semanas, los Hermanos Franciscanos se retirarán del servicio parroquial, después de casi 60 años presencia en la Iglesia del Callao.

La decisión, tomada por el General Superior y los administradores provinciales de la congregación, responde a la necesidad de cuidar la vida fraterna de los hermanos que componen la histórica congregación. 

“Tenemos una prioridad muy importante en nuestra forma de vida, es la vida común, la vida fraterna. La situación que vivimos ahora, podríamos decir que tenemos muchas estructuras, pero necesitamos, y en esto estamos de acuerdo todos los hermanos, en priorizar el vivir juntos. Esto nos obliga a pensar en hermanos que están muy mayores, hermanos muy jóvenes que tienen a su cargo muchas tareas. La vida fraterna es para nosotros ahora nuestra mayor preocupación. Por otra parte, otras de las razones que nos llevan a esta decisión es que hemos tenido una disminución en el número de vocaciones. Por eso, este es un tiempo de reflexión y revisión, de cambios. Es un tiempo que nos hace repensar las cosas”, comentó el Superior Mayor Presbítero  Alejandro Wiesse.

Comentó que el 2017, fue año clave para la congregación franciscana, pues se reflexionó sobre las diversas presencias con que cuenta la comunidad a lo largo del país.

 “Con el Presbítero  Saúl Zambrano, hemos visto qué lugares van a cerrar y qué presencias van a salir. Todo el año pasado hemos estado viendo y evaluando este asunto. Más que las estructuras, está de por medio la vida de los hermanos”, sostuvo el administrador provincial, presbítero Alejandro Wiesse.. 

El sacerdote franciscano comentó que esta situación concreta que pasa su congregación no es ajena a otras similares que vienen sucediendo en otras comunidades religiosas de las diversas diócesis del Perú y otras partes del mundo.

“Esto sucede en muchas congregaciones religiosas, en Europa por ejemplo con monasterios que se cierran o casas de religiosos que se dan cesión de uso por un periodo de tiempo. Las comunidades religiosas tomamos esto como un tiempo de reflexión que el Señor nos regala”, manifestó el hermano religioso.

Con 18 conventos y tres vicariatos apostólicos en el Perú, los hermanos franciscanos llegaron en 1957 a la Parroquia  Inmaculada Concepción, donde su presencia se convirtió en una tradición.

 Los franciscanos en el Callao tiene una amplia y reconocida labor pastoral, siempre cercanos al quehacer popular, como parte de su carisma desarrollada, a través de las misiones.

 Es así que en diferentes regiones del Perú, la presencia franciscana ha tenido como tarea principal la evangelización, catequesis, la música y la educación. 

          “El Templo Faro sigue siendo franciscano, sólo nos estamos dando un tiempo. Estamos dejando el templo en buenas manos, es la Diócesis del Callao, la Iglesia chalaca quien asume esta labor. Esta es una cesión de uso por un espacio de tiempo. Le pediría a la gente, a los fieles que conozcan la realidad, la verdad por la que estamos pasando y a no desinformarse…trabajemos por las vocaciones franciscanas, demos a conocer a los hermanos franciscanos, este es el trabajo que le encomiendo a todas las personas que nos tienen tanto cariño”, afirmó el Superior Mayor.

          El el Templo Faro, considerado uno delos recintos religiosos más importantes del Callao Antiguo, se veneran  imágenes emblemáticas  como el Señor del Consuelo y San Judas Tadeo.

          “Esto seguirá adelante hasta el tiempo en que el Señor nos vuelva a regalar el privilegio de estar en la provincia chalaca. La historia y nuestro trabajo nadie lo quita. Les pido que nos den la libertad para tomar una decisión propia. Las cosas van a ir bien, el tiempo es de Dios, no está ligado a una persona o una congregación. Sólo les pido que oren y trabajen por las vocaciones. Agradezco los largos años que hemos estado aquí, y también a Monseñor José Luis”, concluyó el Presbítero  Franciscano Alejandro Wiesse.

Subdecano de la prensa nacional
Share160
Tweet
+1